Añejo de pacharánPor la puerta grande

Este pacharán entra por la puerta grande de los añejos.

Dispuesto a codearse con ellos.

Ron añejo, cognac añejo, brandy añejo, whisky añejo…

Y, ahora, pacharán añejo.

 

Palabra de expertos

Pacharán añejoEn primer lugar, un licor añejo tiene que hacerse a partir un licor joven muy bueno.

Después, hay que saber curarlo: conocer su carácter y guiarlo por el buen camino…

Dando tiempo al tiempo.

Todo ello para que, al envejecer, nada pierda y mucho gane.

Este es el caso.

El añejo de pacharán Menesa:

  • está elaborado con todas las características que otorgan una excelente calidad al joven pacharán Menesa: endrinas frescas en aguardiente de orujo de uva, maceración en frío usando depósitos de acero inoxidable de tamaño reducido, rigurosos controles del proceso, dirigido por expertos en la enología del pacharán según receta centenaria…
  • además, prolongamos su maceración hasta alcanzar un tiempo medio aproximado de 18 meses, para obtener propiedades que van a enriquecer el licor en la continuación del proceso
  • y durante dos años lo curamos reposadamente en barricas de roble francés que ya han criado vino en bodega al menos durante un año.
  • en el filtrado y embotellado se emplean procedimientos no agresivos para conservar las cualidades adquiridas:

 

Propiedades organolépticas

A diferencia del joven pacharán Menesa, de brillante y transparente color rojo, el añejo adquiere, sin perder limpieza, un cromatismo denso, entre cobrizo y púrpura oscuro, que nos habla de madurez e invita a degustarlo pausadamente.

Es llamativa la excepcional calidad, complejidad e intensidad de aromas que de inmediato llenan de plenitud nariz y boca. Difícilmente alcanzadas por otros añejos, nos confirma las enormes posibilidades que encierra un licor de endrinas si, como éste, se ha curado muy bien (lo cual, dicho sea de paso, no es nada fácil).

Todo un descubrimiento.

Como otros añejos, admite, según gustos y momentos, ser tomado frío o en copa Ballon.